usos de la sal

Usos de la sal

La sal, como ingrediente básico en la dieta y como materia prima de multitud de procesos industriales, tiene un campo de aplicaciones muy amplio cuyos beneficios revierten de forma directa en el bienestar y en la calidad de vida de las personas. Sus tres grandes aplicaciones pueden dividirse entre uso alimentario, uso industrial y uso en control de hielo en carreteras.

Usos de la sal: Alimentario

Relacionada con el consumo humano, la sal es fundamental para resaltar y potenciar de forma natural el sabor de los alimentos. Esta cualidad organoléptica es la que la ha hecho universalmente popular. La sal, además de potenciador del sabor, se utiliza como conservante, aglutinante, fermentador, texturizante, colorante y deshidratante entre otros.  La sal puede utilizarse tanto en carnes como en pescados, vegetales, pastas o caldos y ha sido una especia muy valorada y utilizada desde los orígenes de la humanidad

Usos de la sal: Industrial

La sal también se utiliza en la industria química para la elaboración de multitud de productos. Estas son las indiustrias que más usos hacen de la sal.

  • Industria química
  • Petróleo y gas
  • Procesado de metales
  • Celulosa
  • Industria textil
  • Curtidurías

Puedes obtener más información aquí

Usos de la sal: Deshielo

Una de las funciones más importantes que desarrolla la sal está relacionada con la seguridad vial, en dos ámbitos diversos. En primer lugar, se emplea en la construcción de las carreteras para dar firmeza al terreno. En segundo lugar, la sal se utiliza para controlar y potenciar el deshielo en calles y carreteras ya que baja el punto de congelación del agua.

La necesidad de disponer de una reserva de sal suficiente para el invierno resulta de especial importancia en los climas fríos para poder facilitar a la población el uso y acceso a las infraestructuras más básicas. La sal para deshielo no supone un impacto medioambiental si es utilizada de forma responsable.

Siguiendo los códigos de buenas prácticas establecidos, los profesionales y organizaciones dedicados al mantenimiento invernal de las diferentes infraestructuras aseguran que la sal de deshielo es utilizada selectiva y adecuadamente. Por ejemplo, en la planificación de las estructuras viarias, los diseñadores pueden definir desde el proyecto inicial qué tipo de vegetación es la más adecuada para utilizar en los laterales de los viales y convivir de una forma sostenible con la sal.

Igualmente pueden diseñar las carreteras de forma que la sal no se deslice hacia los cursos de agua cercanos; también, la utilización de sal humedecida mejora la racionalidad en el uso de la sal para deshielo. Un entrenamiento adecuado a los profesionales del mantenimiento invernal de las infraestructuras viarias es fundamental.

También existe un creciente número de sofisticadas herramientas de apoyo para ayudar a los ingenieros a distribuir y utilizar la cantidad justa de sal de deshielo. Por ejemplo; mapas térmicos, información sobre estado del tiempo en carreteras, sistemas GPS de seguimiento que confirman las rutas más adecuadas, y vehículos con sistemas de alta tecnología que pueden ser calibrados para variar el nivel y tasa de esparcimiento de la sal.

Usos de la sal

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Acepto