Aportaciones de la sal

Son numerosas las aportaciones de la sal al progreso de la sociedad desde hace siglos, tanto desde una perspectiva meramente alimentaria como industrial y comercial. Su contribución al desarrollo es muy diversa y continua siendo de gran importancia en pleno siglo XXI. ISAL, consciente del papel que desempeña esta sustancia natural en la sociedad, quiere contribuir a dar a conocer sus múltiples aportaciones.

Alimentación

Tanto a nivel doméstico como relacionada con la industria alimentaria, la sal siempre ha estado ligada con la necesidad de proveer a la población la suficiente cantidad de alimento, con calidad y con seguridad. Su poder como conservante ha tenido una influencia decisiva en el crecimiento demográfico de las poblaciones, que podían asumir ese incremento gracias a la reserva alimenticia que facilitaba la sal.

Hoy en día la sal se caracteriza por otra serie de propiedades que también aportan beneficios de forma notable a la sociedad. Relacionada con su origen natural, su capacidad como conservante le convierte en un aditivo seguro para la industria alimentaria. Además, su capacidad para resaltar y potenciar los sabores permite que los consumidores puedan disfrutar de una dieta variada compuesta por multitud de alimentos de origen diverso.

Por otra parte, su función como vehículo óptimo de yodo y flúor es otra de sus importantes aportaciones sociales. Bajo la recomendación de la OMS y UNICEF, la sal enriquecida contribuye de forma decisiva a la erradicación de enfermedades de gravedad en la población mundial.

Aportación de la sal al Proceso industrial

La sal está presente en numerosos procesos industriales de importancia y en la fabricación de materias primas y materiales habituales en nuestra vida cotidiana. Tanto en la industria química como en otros sectores industriales se emplea la sal en la fabricación de plásticos, papel, textiles, metales así como otros productos que llegan directamente al consumidor como jabones y perfumería, detergentes, fármacos, por citar sólo algunos ejemplos.

Además, la sal interviene en dos procesos de importancia para la vida cotidiana. Por un lado, el papel del cloro en la desinfectación del agua tiene especial trascendencia para proveer a la población de este bien de forma segura y, por otro, su capacidad para combatir el hielo en calles y carreteras durante el invierno, medida básica para facilitar a la población el mantenimiento de la actividad normal en época de heladas y nevadas.

Aportación de la sal al Medio ambiente y patrimonio

La extracción de la sal ha sido, desde tiempos inmemoriales, una fuente de riqueza propia ligada al crecimiento económico y social de las poblaciones que lo explotaban. Hoy en día, se conservan gran parte de esas salinas milenarias en todo el litoral español cuyo legado merece ser conservado como una parte más de nuestro patrimonio cultural más genuino.

La revalorización, recuperación y promoción del potencial biológico, económico y cultural de las zonas húmedas costeras es otra de las aportaciones de la sal a la sociedad, que cuenta con el respaldo de proyectos impulsados desde la Unión Europea. Estos hábitats mantienen una total adecuación al entorno ecológico y se configuran como nuevos entornos generadores de riqueza. Entre algunas alternativas de futuro que se prevén en estas salinas se encuentran: la acuicultura de estero, el ecoturismo, la educación ambiental y la producción de sal artesanal, conocida como flor de sal, tan apreciada entre los consumidores más exigentes.

Por otra parte, la sal es un producto en cuyo proceso de extracción y producción se aprovechan fuentes energéticas naturales y limpias como el calor solar y la energía cinética del aire. Esta circunstancia convierte a la industria salinera en una de las más limpias y respetuosas con el medio ambiente.

Biodiversidad

El sector salinero español contribuye también, gracias a su actividad, a la generación de espacios de desarrollo y protección de especies animales. Es el caso de la construcción de la salina en las marismas del río Odiel en los años 70, en unos terrenos que hasta ese momento eran totalmente improductivos e inhóspitos. Además de la producción de sal, el impacto de las más de 1.200 hectáreas utilizadas fue altamente positivo para el medio ambiente. La formación de la salina creó un ecosistema donde han proliferado diversas especies de aves, es parada esencial de las aves migratorias y actualmente es un espacio protegido denominado como Paraje Natural de las Marismas del Odiel. Asimismo, se convirtió en una zona de alta riqueza acuícola, pues las aguas al aumentar la salinidad permiten una mayor proliferación de peces y un aumento considerable de su peso.

Aportaciones de la sal

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Acepto