Publicaciones ico-menu Prensa

Estudio pone en duda lo conocido hasta ahora sobre las funciones esenciales que la sal cumpliría en nuestro organismo

La profesora de medicina de la Universidad de Harvard Melanie Hoenig señalaba recientemente en el diario The New York Times que; “Los trabajos actuales sugieren que no comprendemos los efectos que tiene para nosotros el cloruro de sodio, la nutrición ha demostrado ser, en muchos sentidos, una ciencia incipiente. La opinión sobre los efectos de ciertos alimentos ha cambiado mucho en muy pocos años.”


¿Pueden modificarse en el futuro las recomendaciones de la comunidad médica respecto a la sal, ante los resultados arrojados por estos estudios? Esta pregunta se plantea a raíz de un reciente estudio sobre el cual el diario ‘The New York Times’ publicó un artículo que ha tenido una importante repercusión al poner en duda buena parte de las premisas que conocemos sobre la sal. El reportaje tomaba como base dos trabajos presentados en el ‘Journal of Clinical Investigation’ que contradicen las hipótesis más clásicas sobre cómo nuestro cuerpo procesa en realidad el mineral.


Los experimentos con un grupo de cosmonautas rusos, aislados con el fin de imitar las condiciones con las que tendrían que lidiar en el espacio, y que fueron sometidos a una dieta alta en sodio, llegó a la conclusión de que ingerir mucha sal reducía la sensación de sed, pero incrementaba el hambre. Experimentos posteriores efectuados sobre ratones demostraron, además, que cuando se incorporaban niveles altos de sal a sus comidas los roedores quemaban más calorías, por lo que necesitaban consumir hasta un 25% más de alimentos para lograr mantener su peso.


Estos resultados ponen en duda lo conocido hasta ahora sobre las funciones esenciales que la sal cumpliría en nuestro organismo; este compuesto es fundamental para la presión arterial y para regular el equilibrio de los líquidos en el cuerpo, así como para la transmisión de impulsos nerviosos. Si tomas mucha sal, la sensación de sed se verá incrementada con el fin de incentivar el consumo de agua para mantener una concentración de sodio que sea óptima. Los excesos de agua y sal serán después eliminados por el cuerpo a través de la orina.


Fuente

Estudio pone en duda lo conocido hasta ahora sobre las funciones esenciales que la sal cumpliría en nuestro organismo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Acepto