Publicaciones ico-menu Prensa

Dossier de Prensa de ISAL

El Instituto de la Sal es un organismo sin ánimo de lucro que representa al sector productor de sal en España y Portugal y que está constituido por los 18 principales grupos productores. La salinera es una industria con una tradición milenaria, líder en exportación mundial. La sal es básica para numerosos procesos industriales y la industria agroalimentaria, y es respetuosa con el medioambiente. Las diversas formas de extracción de esta sustancia natural, como las salinas o las minas, representan, además, un patrimonio cultural a proteger que forma parte de nuestra historia.

La industria salinera ha creado el Instituto de la Sal, ISAL, organismo sin ánimo de lucro que representa al sector de la sal en España y Portugal y que está compuesto por 18 empresas. La salinera es una industria con una tradición milenaria, líder en exportación mundial, básica para numerosos procesos industriales y el sector alimentario y respetuosa con el medioambiente.

Las diversas formas de extracción de esta sustancia natural como las salinas o las minas representan, además, un patrimonio cultural propio a proteger que forma parte de nuestra historia. ISAL nace con la misión de convertirse en el organismo de referencia para proporcionar información rigurosa y contrastada sobre la sal a toda la sociedad y, particularmente, a la administración pública, a la comunidad científica, a las instituciones educativas y a los medios de comunicación.

En la Península Ibérica constituye un sector dinámico y competitivo, conformado por empresas muy diversas, tanto por el proceso de extracción de la sal que emplean como por sus dimensiones y capacidad de producción. Existen un total de 21 grandes empresas productoras de sal con una capacidad de 4 a 5 millones de toneladas.La facturación se sitúa en torno a 150 millones de euros anuales.

La industria química y alimentaria son los principales beneficiarios de la producción de sal. En España la producción de sal cubre las necesidades de consumo interior y permite mantener una posición internacional como país exportador.

En España el consumo directo se establece en 6,9 gramos por persona y día, lo que resulta compatible con las recomendaciones de consumo de la OMS, entre 6 y 8 gramos. La sal aporta beneficios notables a la sociedad. Relacionada con su origen natural, su capacidad como conservante le convierte en un aditivo seguro para la industria alimentaria. Su capacidad para resaltar y potenciar los sabores permite que los consumidores puedan disfrutar de una dieta variada compuesta por multitud de alimentos de origen diverso.

La sal es un vehículo óptimo de yodo y flúor y es otra de sus importantes aportaciones sociales. Bajo la recomendación de la OMS y UNICEF, la sal enriquecida contribuye de forma decisiva a la erradicación de enfermedades de gravedad en la población mundial. Está presente en numerosos procesos industriales de importancia para nuestra vida cotidiana. Tanto en la industria química como en otros sectores industriales se emplea en la fabricación de plásticos, papel, textiles, metales así como otros productos que llegan directamente al consumidor como jabones y perfumería, detergentes, fármacos, por citar sólo algunos ejemplos.

La sal interviene a través del cloro en la desinfectación del agua lo que tiene especial trascendencia para proveer a la población de este bien de forma segura. También su capacidad para combatir el hielo en calles y carreteras durante el invierno, medida básica para facilitar a la población el mantenimiento de la actividad normal en época de heladas y nevadas.

El sector salinero español contribuye a la generación de espacios de desarrollo y protección de especies animales. La construcción de la salina en las marismas del río Odiel en los años 70 creó un ecosistema donde han proliferado diversas especies de aves, es parada esencial de las aves migratorias y actualmente es un espacio protegido denominado como Paraje Natural de las Marismas del Odiel.

Se ha convertido en una zona de alta riqueza acuícola, pues las aguas al aumentar la salinidad permiten una mayor proliferación de peces y un aumento considerable de su peso.

Finalmente, la gastronomía española no sería la misma sin este alimento e ingrediente cuyo empleo es fundamental para la elaboración de aquellos productos que tan bien nos representan, desde los embutidos hasta los quesos, pasando por los encurtidos, los salazones, los ahumados o los panes. ISAL recomienda un estilo de vida sano y una dieta equilibrada, en el que se consuman todos los alimentos de forma moderada.

La sal, al aportar sabor, facilita el consumo de otros alimentos más insípidos y permite introducir en la dieta los beneficios de una alimentación variada. En las personas sanas, no es necesario reducir la cantidad de ingestión de sal.

Descargar

Dossier de Prensa de ISAL

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Acepto