Publicaciones ico-menu Divulgacion

SAL YODADA, DESASTRES NATURALES Y PREVENCIÓN DE LA SALUD

yodada

Las tragedias de origen natural son impredecibles y están cuestionando con fuerza la fragilidad de las estructuras creadas por el hombre y la propia existencia humana. Estos hechos nos hacen reflexionar sobre los aspectos de la vida que son mejorables para protegernos mejor ante los desastres.

Sal Yodada y Radiación

El grave problema suscitado por el escape radiactivo en la central nuclear de Fukushima en Japón, a raíz de un terremoto y un tsunami, ha puesto de manifiesto la importancia del consumo preventivo de yoduro de potasio (KI) entre la población afectada como medida de prevención.

Su consumo es clave para reducir las posibilidades de sufrir cáncer de tiroides entre los grupos de población más frágiles como bebes, niños, jóvenes, mujeres embarazadas o que están amamantando a sus bebes. La glándula tiroides es vital porque regula la energía y el metabolismo del cuerpo humano.

Para hacerlo necesita yodo con el que producir esa energía. No sabe distinguir entre yodo estable y radiactivo, absorbiendo todo el yodo que encuentre en la sangre. Las partículas contaminadas en un escape radioactivo lo hacen en forma de yodo 131 (radiactivo) y que se concentra en altas cantidades en la tiroides, provocando la exposición a graves enfermedades.

El consumo de sales de yodo no radiactivo hace que el daño se minimice. Debe hacerse previamente o en las siguientes 24 horas a la exposición a partículas contaminadas. El objetivo es saturar la tiroides con yodo limpio, evitando de esta forma que el yodo radiactivo pueda adherirse, o lo haga en cantidades irrelevantes.

Sal Yodada y Salud

Pero es importante destacar también que la sal yodada es fundamental para prevenir la deficiencia de yodo y los problemas de tiroides que acarrea. Recientemente, la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) indico que tres gramos de sal yodad al día (una cucharadita de café) puede ser suficiente para prevenir la deficiencia de yodo y los problemas de tiroides.

El grupo de trabajo de trastornos de la deficiencia de yodo-disfunción tiroidea de la SEEN, ha informado que en España el consumo de yodo ha sido históricamente bajo, lo que ha significado que el tamaño de la glándula tiroides haya aumentado en un representativo grupo de población, debido a que para su correcto funcionamiento necesita yodo.

En España, algunas Comunidades Autónomas han regulado el consumo de sal yodada en los comedores escolares, para prevenir posibles alteraciones en el adecuado crecimiento de los niños o su desarrollo intelectual. Desde la SEEN, se ha explicado que con la presencia de sal yodada en la cadena alimentaria, la ingesta de yodo diario podría ser suficiente. La sal, con su sabor único y poderosa sensación para el paladar, limita el sobreconsumo, proporcionando de esta forma una barrera natural a la sobre exposición al yodo.

La sal desempeña un papel básico en nuestra vida diaria. Sus múltiples beneficios y aplicaciones hacen de ella un alimento que debe ser conocido y divulgado entre la población. La sal es, ante todo, una fuente de vida, un nutriente esencial, y un ingrediente clave para la industria agroalimentaria.

La sal es igualmente esencial para la salud pública. Su utilización como vehículo conductor de yodo facilita luchar contra la deficiencia de éste elemento. Según la ONU, el yodo es esencial para el desarrollo intelectual.

Descargar

Sal Yodada, Desastres y prevención de la salud

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Acepto