Publicaciones ico-menu Divulgacion

Posición de ISAL a propósito de las políticas de salud pública

posicion isal

ISAL Y EL CONSUMO APROPIADO DE SAL

Los gobiernos europeos están implementando,o están en proceso de hacerlo, programas de reducción de utilización de la sal en los alimentos manufacturados, así como en la moderación de su consumo directo. Desde ISAL estamos a favor de cualquier política de salud pública que mejore la alimentación de la población y su salud y del consumo de sal en la cantidad apropiada.

No obstante, debido a la complejidad de la alimentación, y de los diferentes factores que afectan nuestros estilos de vida, ISAL considera que el desarrollo de programas de salud pública basados exclusivamente en la reducción de un solo nutriente puede llevar a confusión, desincentivando a los consumidores a contemplar la modificación de sus estilos de vida y sus patrones de alimentación, y solo centrando su atención en reducir un solo nutriente de su dieta.

En este sentido, recientes estudios científicos cuestionan la viabilidad de los esfuerzos a largo plazo para limitar el consumo de sal en personas sanas.

LA EVIDENCIA CIENTÍFICA

A pesar de la evidencia científica sobre la influencia que la sal tiene en el incremento de la tensión arterial, y que ésta es un factor de riesgo de la enfermedad cardiovascular y otras patologías, la multiplicidad de factores que influyen son muy amplios. La modificación de nuestros estilos de vida puede ayudar significativamente a reducir la tensión arterial más que, exclusivamente, centrar todos nuestros esfuerzos en la reducción de la ingesta de sal en la población sana.

La realidad de los hechos científicos está ahí para nuestra evaluación y toma de decisiones acorde a ella. Un importante número de investigaciones arroja resultados escépticos sobre los beneficios genéricos que pueden aportar los programas de reducción de consumo de sal dirigidos a la población.

Esta situación está generando voces en contra en la comunidad científica, que no comparten el enfoque de las políticas de reducción de sal como plataforma de mejora de la salud pública, por incompletas y generadoras de confusión entre la población.

SALUD PÚBLICA Y ESTILOS DE VIDA

Obrando en consecuencia, y en vista de la inexistencia de un consenso científico determinante, ISAL sugiere realizar una revisión seria y rigurosa de los programas de reducción de sal y su potencial impacto en la mejora de la salud pública y la reducción de la mortalidad.

Desde ISAL, entendemos que no existe a la fecha una evidencia conclusiva que ilustre los beneficios de los programas de reducción de sal para la población sana en general.

Las campañas de reducción del consumo de sal en personas sanas puede que no sean la mejor alternativa para alcanzar unos niveles de salud pública óptimos, o para reducir los riesgos de la enfermedad cardiovascular y su mortalidad, y sí, por el contrario, las políticas de control y la mejora de la dieta de los ciudadanos y sus hábitos de actividad física moderada.

En ISAL sabemos de la importancia del equilibrio y la moderación, y es por ello que ISAL está a favor, y apoya públicamente, los programas de salud pública dirigidos a disfrutar de una dieta más equilibrada.

Descargar

Posición de ISAL a propósito de las políticas de salud pública

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Acepto