Publicaciones ico-menu Divulgacion

La sal de la vida

la SAL de la vida

La sal es igualmente esencial para la salud pública. Su utilización como vehículo conductor yodo facilita luchar contra la deficiencia de este elemento. Según la ONU, el yodo es esencial para el desarrollo intelectual. Por ello, la ONU recomienda que la sal debe ser yodada. Por otra parte, la sal es utilizada como vehículo conductor de flúor para mejorar la salud bucodental. Estos son algunos de los muchos ejemplos de su utilidad pública.

Su utilización como vehículo conductor de yodo facilita luchar contra la deficiencia de éste elemento. Según la ONU, el yodo es esencial para el desarrollo intelectual. Por ello, la ONU recomienda que la sal debe ser yodada. Por otra parte la sal es utilizada como vehículo conductor de flúor para mejorar la salud bucodental. Estos son algunos de los muchos ejemplos de la utilidad pública de la sal.

¡LA SAL Y EL SODIO SON DOS COSAS DIFERENTES!

En los etiquetados nutricionales la sal y el sodio a menudo aparecen como si fueran la misma sustancia. Esto es incorrecto y crea confusión en el consumidor. La sal es un ingrediente, un condimento, y un alimento. El sodio es un nutriente.

Para que los consumidores obtengan una información adecuada, y puedan tomar decisiones informadas, los etiquetados nutricionales deberían informar sobre la cantidad total de sodio presente, y no como un equivalente de la sal. Su etiquetado, en términos de equivalencia de la sal, lleva al consumidor a pensar que todo el sodio presente proviene de la sal. Pero la sal no es la única fuente de sodio.

El contenido total de sodio de un producto incluye el sodio presente de forma natural en el mismo alimento, y el sodio procedente de aditivos y otros ingredientes que el alimento pueda contener. El etiquetado nutricional debe informar de forma correcta y adecuada sobe los contenidos nutricionales.

LA SAL Y LA TENSIÓN ARTERIAL

La tensión arterial alta es un factor de riesgo de las enfermedades cardiovasculares y de otras sintomatologías. Sin embargo, en la actualidad no existe un consenso científico que asocie un aumento del consumo de sal con un incrementode los problemas cardiovasculares en la media de población.

Existen multitud de factores que contribuyen de una forma u otra a la hipertensión, por ejemplo la herencia genética, la edad, el peso, la obesidad, el estilo de vida sedentario, el stress, el tabaco, el alcohol y el insuficiente consumo de potasio.

A pesar de la amplitud de investigaciones realizadas, la relación entre la sal y la tensión arterial es contradictoria, y no entendida en toda su complejidad. Igualmente, la relación, y la interacción, entre los nutrientes de la dieta y el efecto sinergético en el funcionamiento del cuerpo no está bien elaborado todavía.

Para la mayoría de las personas, el cambio que se produce en la tensión arterial después de una reducción de sodio en la dieta es muy pequeño, y por debajo de los cambios de tensión que se producen en las tomas de control normales.

En algunas personas hasta aumentó la tensión arterial siguiendo una dieta de reducción de sal. Por ello, una reducción importante del consumo de sal entre la población puede presentar consecuencias no deseadas, y peligros potenciales, por lo que se requiere mucha cautela.

También influyen los condicionantes culturales en el consumo de sal, como los estilos de vida de los diferentes países y sus patrones alimentarios. Circunstancias todas ellas que convierten enpoco realistas las reducciones genéricas de consumo de sal que se quieren imponer.

Descargar

La sal de la vida

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Acepto