Una montaña hecha de sal

Una montaña hecha de sal

CARDONA, BARCELONA

En España también tenemos el destino más salado. En Cardona, a unos 90 kilómetros al noroeste de Barcelona, hay un grupo de magníficas formaciones montañosas de sal que, junto con el conjunto histórico de los castillos de la ciudad, forman un sólido y pintoresco telón de fondo de tonos marrones rojizos y arcillosos en algunas zonas, y translúcidos en otras. Después de disfrutar del entorno natural se recomienda visitar el pórtico de Sant Vincenc, en la misma ciudad, con bonitos fragmentos de pinturas en sus bóvedas. Para ver los frescos sin ir hasta Cardona, en el Museu Nacional d’Art de Catalunya de Barcelona se exponen unos cuantos.

Una montaña hecha de sal

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Acepto