La catedral de sal

La catedral de sal

ZIPAQUIRÁ, COLOMBIA

La Catedral de Sal, un escenario único

A 50 kilómetros al norte de Bogotá y cerca de Zipaquirá, se encuentra la catedral de sal. La excursión a este monumento se ha convertido en una la más popular desde la capital colombiana. Por ello, se le ha ortorgado el título de "Joya arquitectónica de la modernidad" y es uno de los logros arquitectónicos y artísticos más destacado de Colombia.

La catedral fue construida en un túnel de una mina de sal de 200 millones de años de antigüedad. En 1932, se tuvo la idea de construir una capilla debido a la devoción que los trabajadores mostraban al iniciar la jornada laboral. Los obreros adornaron con santos las capillas y les imploraban su protección. Debido a su origen como mina de sal, la catedral está a 190 metros bajo el suelo. Este monumento está presidido por la mayor cruz jamás construida en una iglesia subterránea.

La gran cruz de madera está iluminada para que se pueda ver a Cristo con los brazos abiertos. Cada capilla de la estación tiene una plataforma para arrodillarse y rezar, varias de ellas excavadas en la misma sal. 

Todas las esculturas están realizadas a base de sal y mármol, con un tono religioso. Tiene una capacidad de 8.000 personas. Eso sí, no estaremos solos: más de tres mil feligreses acuden cada domingo para escuchar misa en esta brillante iglesia. 

Beneficios curativos de la sal por dentro y por fuera

Los visitantes pueden observar y contrastar la rudeza del paisaje con la delicadeza de su arte. Es interesante la lección geológica que te aporta el lugar unido a un turismo religioso que hace del lugar un sitio único en el mundo. Los amantes de la geología y que además son muy católicos, adoran la catedral de la sal. También, podrás beneficiarte de todas las propiedades curativas de la sal y purificar tu alma al mismo tiempo.  

Una ciudad llena de encanto, que no te dejará indiferente

Zipaquirá es una ciudad colombiana de 100.000 habitantes con un atractivo barrio colonial. Ya que está a unos 50 kilómetros al norte de Bogotá, es fácilmente accesible en tren o autobús. Por un lado, esta ciudad es reconocida mundialmente por la la catedral de sal. Por otro, su casco urbano está declarado patrimonio histórico y cultural de Colombia.

Actualmente, las minas siguen aportando el 40 por ciento de la producción nacional. No obstante, como alternativa, a 15 kilómetros al noreste encontramos el pueblo de Nemocón. Allí existe otra mina menor que se puede visitar a diario. Lleva cuatro siglos en explotación y en su día sirvió de ayuntamiento. El clima es de montaña porque Zipaquirá está situado a 2.600 metros de altitud. Es por esto que genera una temperatura media de unos 11 grados Centígrados. Las lluvias se dan en las dos temporadas invernales, llegando a haber granizadas muy fuertes.

Además, hay heladas en las zonas agrícolas que suelen destruir la cosecha. Por otro lado, si deseas conocer más acerca de Wieliczka Mina de Sal, no dudes en pinchar en nuestro enlace. Podrás visitar y aprender más acerca de diferentes lugares salinos.

La catedral de sal

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Acepto