El gran espejo

El gran espejo

SALAR DE UYUNI, BOLIVIA

El gran espejo, un sitio inolvidable.

Considerado el mayor espejo de sal del mundo por su enorme superficie, el Gran Espejo es como se conoce comúnmente al salar de Uyuni. Este gigantesco salar es tan grande que se ve desde el espacio. Se trata de una llanura blanca que abarca casi 12.000 kilómetros cuadrados en la región boliviana de Potosí. Además, de estar a una altitud de 3.660 metros, en algunos puntos el espesor de sal acumulada alcanza los 10 metros de grosor. Por si fuera poco, durante la estación lluviosa sus planicies se cubren de una fina película de agua, lo que hace este lugar todavía más espectacular. Ven a visitar el gran espejo salado y contempla las maravillosas vistas que Bolivia te ofrece.

El Gran Espejo, una maravilla natural.

Este salar es realmente un desierto que hace cuarenta mil años estaba cubierto por el lago Minchin. Después se recubrió por otro lago llamado Tauka. Aunque en aquel entonces esos enormes lagos eran comunes en la zona, la llegada de un período cálido los secó. El resultado fue la increíble superficie de sal que podemos encontrar allí, en Bolivia. Estos mismos lagos prehistóricos han dejado también otros salares tras su desaparición, como el de Coipasa, no muy lejano. También varias lagunas tienen su origen en estos mismos lagos primordiales. La capa más superficial de sal más pura alcanza hasta diez metros. Sin embargo, la profundidad del salar se calcula de hasta 120 metros.

Una economía basada en la sal del gran espejo.

Unas 25000 toneladas de sal son extraídas cada año del Salar de Uyuni, lo que constituye una actividad económica importantísima. También, el salar es la mayor reserva mundial de litio, un elemento esencial en medicina e industria. Podemos encontrarlo incluso filtrando el aire del interior de los submarinos.

El Gran Salar, un lugar digno de visitar.

Gracias a lo plano de la superficie del salar, estamos ante una magnífica vía de transporte para el conjunto del altiplano en el que se encuentra. El salar acoge animales como flamencos, zorros y vizcachas, que no querrás dejar pasar. Vive una experiencia inolvidable y conoce más sobre este encantador sitio. Prácticamente todos los turistas que llegan hasta el gran espejo se hacen una fotografía de su propia sombra. También es muy habitual visitar la zona de las minas de sal, donde toneladas de este mineral se acumulan en montículos gigantes. Para dormir hay varios hoteles de sal dentro del propio salar, donde entregan una barrita de dulce caramelo a los huéspedes antes de entrar en sus brillantes y níveas habitaciones. El Palacio de Sal fue el primero que se construyó, en 1998. En su interior, paredes, techos, mesas, sillas… Todo está aquí hecho del mismo material. Los circuitos en todoterreno salen de Uyuni, pero la enorme oferta existente aconseja dar una vuelta primero y consultar a otros viajeros. Además, puedes conocer el Mar Muerto Americano que tampoco te dejará indiferente. No te quedes atrás y vive un turismo de aventura con una experiencia llena de adrenalina.

El gran espejo

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento.

Más info     Acepto