English Español Portugues

Visitas: 216

[Imprimir]


Historia de la sal

La sal es el condimento más antiguo usado por el hombre y su importancia para la vida es tal que ha marcado el desarrollo de la historia en sus distintas etapas, alcanzando grandes repercusiones económicas, políticas y culinarias a lo largo de las diferentes civilizaciones que han ido puliendo nuestra cultura y formas de vida. Es un producto cuyo uso está generalizado en toda la gastronomía y la industria mundial, bien sea como condimento, como conservante esencial para los alimentos o en sus usos no alimentarios. Su historia ha estado tan unida a las grandes transacciones comerciales que su legado aún hoy se conserva en los nombres de lugares como la prehistórica Route du Sel en Francia o la Via Salaria de la antigua Roma.

 

Primeras referencias

El uso de la sal como alimento comienza en la época del emperador chino Huangdi y se remonta a 2670 a.d.C. Una de las primeras salinas verificadas para su uso en la alimentación humana es en el norte de la provincia de Shanxi, en un lugar lleno de montañas y lagos salados. Es muy posible que el sol veraniego evaporara el agua de los lagos y la población se dedicara a recopilar los cristales de sal de la superficie. Las primeras extracciones de sal mediante procesos elaborados se remontan a la época de la Dinastía Xia en los años 800 a.d.C. Durante esa época, las aguas marinas se metían en recipientes de barro expuestos al fuego hasta que se obtenían los cristales salinos por evaporación.
En Occidente se han encontrado momias preservadas con las arenas salinas de los desiertos de Egipto que datan de 3000 a.d.C. Los usos que se hacían en el Antiguo Egipto incluían tanto los culinarios como los ritos funerarios. La sal egipcia provenía de las salinas solares ubicadas en las cercanías del delta del Nilo, pero también del comercio entre los puertos de las primeras culturas mediterráneas, en especial de Libia y Etiopía. Los egipcios ya eran expertos en la exportación de alimentos crudos, pero gracias a la sal y a sus propiedades de conservación consiguieron expandir el número de alimentos comercializables, convirtiéndose en los primeros exportadores de pescado en salazón de la Antigüedad.

 

Producción en Europa

En Europa las minas de Hallein (que significa salina), en las inmediaciones de Salzburgo (ciudad de la sal), explotadas por los celtas son unas de las primeras aportaciones continentales al comercio de la sal. Cuando los celtas fueron cediendo a los avances del Imperio Romano, su conocimiento respecto a la extracción y uso de la sal fue traspasándose a los romanos.
Durante los primeros momentos del Imperio los patricios insistían en que cada hombre tenía derecho a una porción de “sal común”, otorgando una importancia fundamental a este producto. De hecho, su relevancia era tal que la mayoría de las ciudades romanas se construían junto a unas salina. Algunas de las vías más importantes que conectaban centros de comercio y rutas específicas se denominaban con un nombre que surge de la sal; “Vía Salaria”. Incluso el término salario, derivado del latín “salarium”, proviene de la cantidad de sal que se les otorgaba a los legionarios romanos en forma de pago por su servicio en el ejército.
Durante la Edad Media se consolidó el comercio de la sal, ya que era un elemento fundamental en la conservación de los alimentos y era necesario para la supervivencia de todas las comunidades que registraban un crecimiento demográfico elevado. Dos fueron los grandes mercados que se consolidaron a lo largo de los siglos: el mercado de África Occidental, en la que la sal fue la principal mercancía que mantuvo a flote el comercio de oro transahariano con el mundo occidental; y la enorme industria salazonera de los Países Bajos en el siglo XVII, que influyó profundamente en el cauce del imperialismo europeo.
Conscientes de la importancia de la sal, tanto los señores feudales como posteriormente los monarcas, cobraban impuestos por el uso y explotación de la sal llegando a ser, durante las épocas de monarquía absoluta, uno de los ingresos más importantes de las arcas reales. De hecho, el impuesto francés denominado “la gabelle” provocó numerosos motines y revueltas y fue uno de los desencadenantes de la Revolución Francesa. Esta situación se mantuvo posteriormente hasta el siglo XIX en que la explotación y venta de la sal fue declarada libre en toda Europa. En España se liberalizó en 1869.

 

Desarrollo Industrial en la Península Ibérica

A lo largo del siglo XX, y más concretamente a partir de la segunda mitad del mismo, se produjeron una serie de transformaciones importantes en la industria salinera española. Con la generalización de los adelantos industriales, la incorporación de las nuevas tecnologías y los nuevos procedimientos de obtención de la sal se modernizó el sector. Esto supuso la clausura de pequeñas explotaciones salineras no rentables y la consolidación de una red industrial de dimensiones adecuadas, adaptadas a los nuevos tiempos.
Algunas de las empresas que han contribuido al desarrollo y renovación de la industria salinera en la Península Ibérica son, entre otras:

Andaluza de Sales Marinas, S. L.
Tiene una gran experiencia en el sector salinero, ya que desde 1972 explota  “Salinas El Estanquillo” en San Fernando (Cádiz). A partir de 1996, comienza una nueva etapa con la construcción de las “Salinas Santa María”,  ubicada en  El Puerto de Santa María (Cádiz).
En la actualidad es una de las de mayor producción de sal marina a nivel nacional, cuya explotación se realiza a través de la sociedad Marítima de Sales, S. L.

Electroquímica del Serpis S. A.
En 1971 se creó esta empresa, ubicada en Potries (Valencia), dedicada a la fabricación y comercialización de hidróxido sódico, lejías y detergentes con la marca “Las dos palmas”. En breve tiempo se comienza el aprovechamiento y explotación de la salina de manantial del “Salero Nuevo”, obteniendo salmueras y, por evaporación, cloruro sódico. Se procede también a la obtención de salmueras depuradas.
La sal, con la marca antes citada y otras más, es empleada en la conservación de alimentos, en la industria textil, en la fabricación de detergentes, así como en la regeneración de resinas para los descalcificadores de agua. Las salmueras en la industria textil y descalcificación de aguas.

Esco Spain S. L.
Es uno de los principales productores de “sal vacuum” en la Península Ibérica. El grupo ESCO se constituyó en el 2002 como una “joint venture” de las actividades de sal entre Solvay y el grupo K+S. En el 2004, el grupo K+S adquirió la totalidad de las participaciones de ESCO y representa actualmente uno de los negocios principales del grupo K+S.
En España, en la fábrica de Torrelavega se obtiene el cloruro sódico a partir de la salmuera procedente de los sondeos de Polanco, mediante un proceso de “evaporación en vacío”. La utilización de este proceso permite obtener un producto de la máxima riqueza posible.  Su funcionamiento se remonta a 1908, y desde entonces no ha interrumpido su producción.

Ibérica de Sales
Fundada en octubre de 1932, por lo que cuenta con más de 75 años de existencia y actividad.
Sus procesos están normalizados conforme a las normas ISO 9001:2000  así como por Femas, por lo que cuenta con los correspondientes Certificados de Calidad.
Es empresa líder nacional en el suministro de sal para nutrición animal, así como en el de vialidad invernal.
Actualmente exporta sus productos a Andorra, Francia, Portugal, Italia y Reino Unido.

Iberpotash
Esta empresa agrupa actualmente las diferentes minas de extracción de potasa y sal de Suria, Sallent y Balsareny en la cuenca minera catalana. Estas empresas iniciaron su actividad a principios del siglo XX y actualmente son uno de los mayores productores de sal de Europa con más de 1 millón de toneladas comercializadas. La sal es obtenida como   coproducto del cloruro de potasa.  Actualmente están activos los pozos de Cabanassas en Suria y Vilafruns en Balsareny,  donde la  actividad minera se realiza a unos 600 m. de profundidad.
Los dos usos principales de la sal son la industria química y el deshielo para carreteras. Desde 1998 la propiedad de la empresa pertenece al grupo israelí ICL Fertilizers.

Infosa  (Cia. Española de Investigación y Fomento Minero, S.A.)
Situadas en el extremo occidental de Delta del Ebro, en la provincia de Tarragona y unidas a tierra firme por la playa del Trabucador, las Salinas de la Trinidad son las únicas Salinas Marinas de Cataluña. La extracción de Sal en esta región data del siglo XIV. La sociedad INFOSA, actual propietaria de las instalaciones adquiere la titularidad y la explotación de las Salinas de la Trinidad en 1946.
En sus 940 Ha. de explotación, esta actividad salinera genera un hábitat ecológico irrepetible de acuíferos y zonas húmedas con diferentes grados de salinización y microhábitats muy ricos en nutrientes en donde el 85% de la población mundial de una especie en peligro de extinción como la Gaviota Corsa, nidifica y mantiene su escasa población, o habita la principal colonia de flamencos de Cataluña y la única donde se reproduce y crían, al igual que una densa población de anátidas y limícolas de las mas numerosas de España.

Jumsal, S.A.
Explota el diapiro Salino de la Rosa en Murcia que data de la época romana, viene desarrollando su actividad desde 1968, primero con minería subterránea, más tarde a cielo abierto y actualmente combinando disolución con formación de cavernas profundas y cristalización tanto natural como por recomprensión al vacío “in situ”.

Proasal Salinera de Andalucía S. L.
Esta empresa es propietaria de 1.300 hectáreas ubicadas en el entorno natural y protegido del Parque Nacional de Doñana, las cuales están destinadas a la producción de Sal Marina atlántica. Entre sus procesos Proasal cuenta con dos plantas de secado, refinado, y envasado en diversos formatos, de sal marina, dotadas de una tecnología de las más avanzadas de Europa, con la que obtiene una máxima calidad que supera la exigida por la normativa Europea vigente para sales destinadas a la alimentación humana.
La sal Proasal, es un producto natural 100% sin aditivos, procedente del Océano Atlántico, logrado por evaporación, de estas aguas atlánticas, e interviniendo exclusivamente para ello, los elementos naturales como el sol y la brisa marina. Esta actividad viene realizándose en estas salinas marinas, desde el pasado siglo, con lo cuál, la calidad de la sal producida, está consolidada y aceptada por la propia naturaleza.

Sal Coloma C. B.
Entre las numerosas salinas de manantial, las más importantes se encuentran en Levante, siendo las de Sal Coloma de las más antiguas. Esta empresa permanece durante tres generaciones fabricando sal y salmuera de manantial en Villena (Alicante). Estas salinas han incorporado las últimas tecnologías que se pueden adaptar en este tipo de explotaciones, proporcionando a sus clientes una sal de manantial pura, apta para todo tipo de industrias alimentarias y aplicaciones.
Esta Sal y Salmuera se distribuye para distintas aplicaciones, como son sal para alimentación, sal para descalcificadores, salmueras, sal industrial, sal para carreteras, sal para piscinas, etc. Además de ofrecer una sal de gran calidad, con registro sanitario, llevando su producción a cualquier cliente del territorio peninsular, ofreciendo una gran capacidad de respuesta con uno de los precios más competitivos del sector.

Salinera Española S. A.
Esta empresa nació en 1878 y desde entonces ha explotado diversas salinas en todo el territorio nacional. Sus principales activos productivos son las Salinas de Ibiza y las Salinas de San Pedro del Pinatar, así como las de la participada Salinas de Bonmatí.

Salinas de Levante S. A.
Estas salinas están ubicadas en Campos (Palma de Mallorca), las cuales vienen funcionando desde comienzos de los años ’50, en que se construyeron. Desde entonces han estado en producción ininterrumpida, obteniéndo sal de calidades normalizadas, con las diferentes presentaciones que exige el mercado.
Salinas de Navarra S. L.
Comenzó su actividad en 1977, comercializando la sal de Potasas de Navarra, a partir del mineral extraido de los yacimientos del Perdón, en las cercanías de Subiza, aunque con el nombre de Sal Doméstica S. A., habiendo modificado su nombre al actual en tiempos recientes.
Es una empresa dedicada a la producción, transformación y comercialización de sal vacuum para aplicaciones tan diversas como la alimentación, la industria o el tratamiento de aguas.
La alta pureza de la sal producida por este procedimiento la sitúan en una posición de privilegio dentro del sector salinero español y europeo.

Salinas S’Avall
Desde el año 1355 se tienen datos de la  propiedad de estas salinas, situadas en la Isla de Mallorca. Anteriormente habian sido explotadas por fenicios, romanos y árabes. En la actualidad continúa su explotación con toda normalidad, obteniendo sal con excelentes calidades.

Salinas de Torrevieja
Las Salinas de Torrevieja están constituidas por Las lagunas de Torrevieja y La Mata y ocupan aproximadamente el 55% del término municipal de Torrevieja (Alicante). Se conservan datos que acreditan que formaban parte de la regalía inherente de la Corona y que fueron cedidas en el año 1321 al Consejo de Orihuela. En el año 1897 se adjudicó el arriendo y posterior subrogación a la Compañía Arrendataria de las Salinas de Torrevieja, siendo ésta la primera empresa privada que comenzó a explotar lo que hoy se conoce como Salinas de Torrevieja.
Este arrendamiento caducó en el año 1922 y, mediante un concurso, obtuvo los derechos la empresa Unión Salinera de España S.A. En el año 1951, al término del anterior arriendo, se adjudicó la concesión a Nueva Compañía Arrendataria de las Salinas de Torrevieja S.A., sociedad constituida por la anterior empresa Unión Salinera de España S.A. y el propio estado español que participaba con un 25% en el capital social.
En las décadas de los ’60 y ‘70 se realizan importantes modificaciones, destacando la racionalización de la recolección, la mecanización de los procesos de lavado y apilamiento de la sal, y la automatización de las labores de embarque. La más importante de ellas fue la construcción de un salmoducto de más de 50 Km de longitud, que permitió desde entonces alimentar la laguna con salmuera concentrada procedente del yacimiento de Pinoso, donde existe un gran diapiro salino, en lugar de emplear solo agua del mar. Esto significó casi triplicar la capacidad de producción, ya que la mayor concentración de sal en las aguas facilita una pronta cristalización.
En el año 1989, la multinacional de capital belga SOLVAY compra la empresa Unión Salinera de España S.A. y la participación del estado en las Salinas de Torrevieja, y tras siete años de gestión, vende su participación al grupo francés salinero con más de 150 años de experiencia salinera, Salins du Midi et de l´Est (Grupo Salins), que continúa en la actualidad.

Vatel-Companhia de Produtos Alimentares, SA

Es una compañía del Grupo ESCO, y es uno de los principales productores de “sal vacuum” y también de procesamiento de sal marina en Algarve-Portugal. El grupo ESCO se constituyó en el 2002 como una “joint venture” de las actividades de sal entre Solvay y el grupo K+S.
En el 2004, el grupo K+S adquirió la totalidad de las participaciones de ESCO y representa actualmente uno de los negocios principales del grupo K+S.

Up up Home